Preventa, Nueva o usada

Todo este proceso es resultante de cuestionarse si uno quiere una propiedad nueva o usada, sea casa o departamento, o si prefiere comprarla bajo el modelo de la preventa.

Pero definamos cada una con sus ventajas y desventaja

Preventa

La figura de la preventa de inmuebles tiene la ventaja de que el comprador adquiere una propiedad previa o durante el proceso de construcción y mientras la paga a un precio inicial dado, se prepara para habitarla a momento que el desarrollador entregue las llaves. Esto quiere decir que el precio se toma como una oportunidad, pero no hay que olvidar que tiene un par de talones de Aquiles: garantizar los tiempos de entrega y no poderse habitar de inmediato.

Nueva

Comprar un inmueble nuevo tiene la cualidad de que nadie la ha tocado más que sus constructores. Esto trae beneficios desde la perspectiva de que generalmente no presentan desperfectos, pero el inconveniente es que muchas de estas no vienen completamente equipadas con todos sus componentes: cocina, closets, pisos, entre otros. Por eso te sugerimos que consideres cada aspecto en tu decisión.

Usada

Este tipo de vivienda se describe por sí sola. Tiene la ventaja de que se es más fácil negociar el precio tomando en cuenta el estado de la propiedad. Los desperfectos como grietas, pintura, cerraduras o la última impermeabilización son un buen referente para contrarrestar las condiciones de la venta, pues son gastos adicionales que tendrás que hacer para vivir en un espacio óptimo.